jueves, 31 de marzo de 2011

ROTEBOR: hasta siempre, querido maestro



Hace cosa de un mes, fallecía Roberto Cabral, al que todos conocíamos como Rotebor, el maestro argentino.

Se ha ido en silencio, sin que nos diéramos cuenta.

Tras unos meses de inactividad en sus blogs -recordemos su estupendo Peripecias de chiquirritipis-, estaba empezando a preocuparme.
Ayer mismo le mandaba un mensaje en espera de alguna de sus ingeniosas respuestas, siempre tan oportunas.
Pero Roberto no me ha respondido.
Ha sido su mujer, Teresa, la que ha contestado a mis preguntas, revelándome, ante mi total estupefacción, que Roberto ya no estaba entre nosotros.

Al principio me he quedado de piedra. No daba crédito a lo que estaba leyendo. Luego he recordado que Roberto había estado enfermo largo tiempo...

Me siento triste y me siento huérfano.
Roberto me acogió siempre con cariño y con absoluto respeto. Sus palabras siempre fueron las más adecuadas y las más elegantes. Sus conocimientos sobre arte estaban fuera de toda duda, y de vez en cuando nos daba auténticas lecciones magistrales.
Dominaba el vocabulario técnico y redactaba con verdadera pasión los análisis de sus dibujantes preferidos -Breccia, Raymond, Foster, Pratt, Salinas, García López, Del Castillo-. Era un hombre modesto, amable y entrañable, amante de la conversación y nunca reacio a la tarea.

Un amigo ejemplar.

Me hubiera gustado aprender más cosas de él.

Hasta siempre, querido maestro.

viernes, 25 de marzo de 2011

CARLOS GIMÉNEZ: Paseo por 1984


Uno de los más hermosos homenajes al mundo del cómic, en concreto a una revista que hoy me parece grandiosa e inalcanzable, sólo podía venir de la mano de un hombre absolutamente genial, de un dibujante sin fronteras ni atavíos que insiste en llamarse Carlos Giménez.


Una mirada prodigiosa,
un gesto de puro nervio,
un escenario resplandeciente,
una ruta perfecta.


































































jueves, 10 de marzo de 2011

JOSEP M. BEÀ: "La extraña incurable fobia"


El gran Josép M. Beà (Barcelona, 1942) es uno de los autores más inovadores y originales de la historia del cómic. Dibujante meticuloso, narrador sorprendente, fabulador extraordinario, Beà acumula destrezas en todos los ámbitos de la creacion gráfica, e incluso en otros medios.
Editor, músico, escritor, ilustrador, guionista, teórico... su increíble potencial nos indica la capacidad revitalizadora y apasionada de un auténtico artista.

De su ingente y versátil obra, sobresalen, a nuestro juicio, sus historietas de terror y suspense publicadas por la Warren, y sus impactantes y conocidos trabajos de fantasía alucinógena: Historias de Taberna Galáctica, En un lugar de la mente y La muralla.

Beà es un maestro que hay que reivindicar constantemente. Sus historias están marcadas con el sello de la calidad y la firma de un vidente casi mágico. Dibujo, ilusión y frenesí se congracian para ofrecernos narraciones inquietantes y sueños imposibles.

* * *

Josép M. Beà, "La extraña incurable fobia", Creepy, 9, 1979.